Arte & Cultura

LA MEMORIA DEL AIRE – PACO MORENO INGRESA AL CUENTO

Cuentos breves, prosa nerviosa, abordar directamente los temas, usar el buril de ese periodista relevante que es él: Paco Moreno ha publicado un libro de prosa de ficción, con el acertado título de “El otro amor de mamá”, lanzado por Manhattan Rentería Comunicaciones Editores.

 

Nacido en 1977 en Cangallo, bella provincia ayacuchana (que, por otra parte, está permanentemente presente en su narrativa, como una suerte de leitmotiv o referencia insustituible), el autor es titulado por la Escuela de Comunicación Social de la Facultad de Letras de San Marcos y ejerce, de modo relevante, el periodismo, fruto del cual es su importante libro “Gente como uno”, publicado por el Fondo Editorial de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (en tiempos que no son los de la urticante crisis de hogaño, y cuando el muy querido Lucas Lavado tenía a su cargo tal dependencia.

En los breves relatos de nuestro autor, como en todos lo que hoy se respeten, vibran las auras de Kafka: “Solo espera o espera solo”; el humor negro: “Otra vez a la puerta”, “Comando templado, “Pásame con Ernesto”, “La trusa roja”; así como el suspenso de “Mi primera vez” y la tensión intolerable de “El tiro”, uno de los mejores textos, desde nuestro punto de vista.

Abundan, en el breve volumen, los amores locos, desarraigados, como en “Loco por Marina”; o las situaciones psicopatológicas en “Loca por el ruido”.

Como buen periodista, como zahorí decodificador de la realidad, Paco Moreno tiene esa capacidad para contarnos, con ternura no exenta de solidaridad, la tragedia de los miles de solitarios y abandonados que medran en nuestro mundo, como en “Matías se queda solo”.

Paco Moreno tiene esa capacidad para contarnos, con ternura no exenta de solidaridad, la tragedia de los miles de solitarios y abandonados que medran en nuestro mundo.

 

En ese sentido, la prosa de nuestro autor es una convocatoria a la solidaridad frente a la tragedia humana, que es la que, realistamente, es, en verdad, el leitmotiv de este libro en el que, parece, a veces, que Paco Moreno nos invita a su taller creativo personal, ya que varias de sus creaciones son como una suerte de decirnos “pase usted” y vea las imágenes caleidoscópicas de la vida, de esa vida real frente a la que, en muchas ocasiones, nuestra actitud escapista es la de hacer como que no la vemos, que no es aquello con nosotros; y sin embargo, es esta la tragedia humana que el prosistanos cuenta para, sutilmente, invocar nuestra solidaridad con los “humillados y ofendidos” (Dostoievskydixit) que son los integrantes de las grandes mayorías, las que componen el bolsón social que se alimenta, mayormente, de desarraigo, soledad, esquizofrenia, frustraciones, tachonado todo esto con el barniz de un suave humor, que, nunca, es befa a la condición humana, como en “Anita espera a su hombre” o en ese otro cuento paradigmático, “El precio de la soledad” en el que una desarraigada llega a tener, en su casa de Puente Piedra, 30 gatos, que le consumen su magro presupuesto, y a los que está dispuesto a botar de su modesto hogar, pero, al fin, llega a la filosófica conclusión de que “gastar su dinero en los gatos era mejor que soportar el golpe brutal de la soledad”.

Por otro lado, los ambientes de la mayoría de estos cuentos son aquellos estratos de la nueva Lima, donde discurren millones de habitantes de la otrora “Tres veces coronada villa”: nos referimos al propio Puente Piedra, Villa El Salvador, San Juan de Lurigancho, lugares todos que son el hábitat de la mayoría de estas prosas creativas que, en varias oportunidades, son apenas esbozos de relatos que –no lo dudamos- en oportunidades venideras el autor va a desarrollar.

El único texto relativamente largo del libro es “Copas antes de la fiesta” –pasa las diez páginas, mientras que, la mayoría de los otros cuentos abarcan dos o tres carillas. Este es un relato cálidamente autobiográfico, que bien puede señalar el derrotero adonde debe conducirse la creación posterior de nuestro escritor que ha debutado, de manera expectante, en el exigente mundo de la prosa de ficción.

Comentar

Leave a Ripley

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top